El rey, en su nuevo envase

Parece que Morrisey estaba condenado a encontrar en el cuerpo espigado y poco agraciado a su digno sucesor. No se puede ser hermoso por fuera eternamente, eso lo sabe mejor que nadie, pero reproducir con una fidelidad tan dolorosa la grandeza de la que fue su banda, eso no tiene excusas y da igual si Jeremy Jay no es TAN guapo como el británico… Porque realmente no es tan feo. Sencillamente es otra cosa. Y lo que cuenta, a lo que hemos venido, son las canciones. Una colección tan sorprendente, tan irresistible, tan novedosa a pesar de todo, que seguramente, cuando suene el ultimo acorde, la sala estalle en pasión y griterío.

Y si quieres más, en la critica de Zona Musical

[vimeo 28798858 w=600&h=338]