Apología del Apocalipsis portátil

20110721-125518.jpg

Estábamos avisados, cuanto más se alargan los conciertos, más extraños son. Los rockabillies van apareciendo en el andén de la estación de Oporto y me acuerdo de la mirada de loco desafiante del contrabajista, del gesto impasible de la violinista, la emoción esforzada del guitarrista y esa sorna perenne en la expresión de Bob Wayne, a quien imagino sobre una moto de gran cilindrada o conduciendo un camión amenazante con la arrogancia de quien es el amo de la carretera. O contemplando con fingida despreocupación como los feligreses acaban con la cerveza del local estampándosela en la cabeza a botellazos. Salvaje, simple, distorsionado, como las cosas debiera ser o como las vemos al amanecer. Reales igual que el subsiguiente dolor de cabeza. Rock & Roll. No seas perezoso y lee la crítica en Zona Musical.

[vimeo 26701972 w=600&h=338]

Publicado en Sin categoría