Luces especiales con bombillas rotas

El Gel de Onán bien pudieran ser los alumnos gamberros que aprueban en septiembre, siempre por los pelos. Los alumnos torpes en los que nadie se fija, porque no se les ha dado la oportunidad de demostrar que tienen alma, que está llena de cosas importantes y hay que darles cancha. Tienen toque para las músicas, mundo para las letras y grandes maneras sobre el escenario. Imperfecciones que contribuyen a hacer el conjunto más interesante, fallos de esos que se echarían de menos y unas maneras amateur imprescindibles. El día que sepan hacerlo todo bien, seguramente perderán esa luz. O conseguirán una nueva.

[vimeo 26212933 w=600&h=338]