El sueño de la razón

20110709-091746.jpg

Ya tenia la sensación rara de estar viendo algo conocido desde la primera experiencia asamblearia, en Tetuán, pero está claro que lo que se está haciendo dentro de todo el movimiento 15-M es política. Y política de la de verdad, con sus virtudes y defectos, con intrigas, enroques, luchas, grupos aferrados al poder y otros disputándoselo. Política de la buena, también es cierto, y no ese mercadeo sórdido que es ahora mismo lo que se cuece en los parlamentos. En la que el dinero importa poco mientras haya apoyo, tal vez porque no tenemos de eso. Lo mismo que se loa en tantas películas que describen el funcionamiento del gobierno federal de los Estados Unidos. Con un poder ejecutivo en ciernes y un poder legislativo intentando definirse, realmente nos falta el tercero, los árbitros, los jueces, y llegará. Va a ser cuestión de tiempo y sólo espero que tengamos clara la manera de evitar que haya un poder obsceno, una corrupción generalizada, un alejamiento de la gente sencilla, que vive ajeno a tantos formalismos (bastaba pasear por Bravo Murillo, ver las terrazas, los cines, las tiendas llenas) y su consiguiente y posterior trata como ganado (lo mismo que nos tiene revolucionados); esperemos que para todo eso tengamos las mejores vacunas.