Sencillamente, bueno

Moby Dick, junio de 2011¿Dónde está la diferencia entre lo empalagoso y lo enternecedor? ¿Entre ser bueno y ser un plasta? Seguramente, Ben Howard está justo en el centro de las cosas buenas, de las canciones sencillas, que no simplonas, de los arreglos pensados y eficaces, de una profundidad que es capaz de tocar el estómago del oyente o acariciar su indiferencia con una suavidad inofensiva y enternecedora. No hace equilibrios en el límite de lo aceptable: se ha situado en el núcleo de lo que debe ser un buen músico, cuando es posible prescindir del estilo porque, canción tras canción, consigue nuestra aprobación sin paliativos. Lo mejor, ni parece un tipo sesudo, ni un cantautor pretencioso (tal vez porque no es uruguayo), pero es inteligente, y es magnífico. Tanto, que ni siquiera somos conscientes de ello.

Ben Howard en Zona Musical.

[vimeo 25162109 w=600&h=338]

[vimeo 25165662 w=600&h=338]