Entender la tormenta

Decir que son salvajes es no llegar a la verdad. Realmente no lo son, pero lo que provocan, lo es. Son seguramente una de esas raras bandas de pop electrónico que saben parecer punks sin serlo, que saben ser sofisticados sin parecerlo, que han aprendido a esconder la clase que tienen y se han mezclado con las cebras desbocadas de ese sonido guitarrero pensado para el baile y el sudor. Son los primeros en reconocer una buena fiesta, y consiguen que el público pierda el resuello y el desodorante con pocos trucos y unas canciones diabólicamente buenas. Entre La Roux y The Ting Tings, esconden las maneras de una superestrella y la cercanía de la banda de la esquina. Libres, gracias a sus contradicciones, ya no nos queda claro si son lobos, o corderos; loros, o pavos reales. Ni siquiera sabemos si muerden, o besan. Chew Lips.

Perdón por el nefasto sonido del vídeo. Nota mental: no grabes tan cerca del escenario.

Chew Lips en Zona Musical

[vimeo 21510949 w=600&h=338]