Bienvenidos al olimpo

Ya he visto a Astrud llenando una sala y arrastrando a sus fans por su mundo de humor maledicente y sus canciones extrañas y brillantes, así que no tengo muy claro por qué debía sorprenderme lo de anoche, pero lo consiguieron. Quizás era su serenidad afilada, sus comentarios perversos sobre todo lo que se pusiera a tiro, vestidos de una corrección y una serenidad muy a juego con el conjunto de cámara que los acompaña. La idea de resucitar todos sus grandes éxitos con un formato cercano a lo clásico (a lo Elvis Costello, un referente que en las críticas, por otro lado muy positivas, que ha recibido el disco, nadie menciona y me parece terrible) podía parecer una carrera hacia adelante de quien ya no tiene ocurrencias mejores, pero ha demostrado de una manera tan rotunda su pertinencia, que casi se pasa a la categoría de imperiosa necesidad. La pregunta que parecía flotar en el ambiente, era precisamente ¿por qué no lo habíais hecho antes? Y el entusiasmo del público, me temo que va a ser una razón excelente para alargarle la vida a este proyecto, que debiera convertirse en gira maratoniana. Astrud, sobre todo, demuestra que su repertorio se ha colado en el cogollo de la historia del pop español, y que lo han hecho sin avisar. Sencillamente, están ahí y nadie les va a poder negar que lo merecen como el que más.

Astrud en Zona Musical

[vimeo 20941490 w=600&h=338]