Niños con juguetes viejos

Que el Punk nació como una pataleta bastante enérgica, y que esa rabia lo definía, es algo que sabemos todos; pero también, y posiblemente es mucho más importante, pretendía quitarle todos los corsés a la música, hacerla más libre. Era un ejercicio de tolerancia y de curiosidad, la consagración del “todo vale”. Algo que Betunizer han entendido a la primera, aplicando su propia fórmula y, lo que tiene más mérito, ejecutándola con una sobriedad y una maestría que, entre gruñido y gruñido, levantaba una ola de asentimientos. Rabia punk, bases funk (sí, bajo más batería), y nada de ritmos fáciles. Betunizer son músicos, no aprendices, una pequeña traición a la ortodoxia, de un estilo que no debía tenerla. Y si no lo puedes creer, escucha.

Betunizer en Zona Musical

[vimeo 20420380 w=600&h=338]