El librito

Fue breve como esas encantadoras novelas que apenas terminan de desarrollar una historia intensa y llena de matices y de cabos sueltos. Inspirado como las ginebras (si se saben tomar), intenso igual que el tabaco, ahora que está prohibido. Intentó mostrar una serenidad nerviosa, o un miedo escénico razonable, una inquietud encima de su silla y sus zapatos rojos de la que nadie parecía darse cuenta, unos ocupados con su propio éxtasis, otros intentando disimular el aburrimiento. Ofreció una lección de malditismo, de excesos vocales y actitud de Prima Donna que difícilmente nadie podrá quitarle. Y sobre todo, demostró que un disco, un libro, unos acordes y unos silencios, son la misma cosa si sabemos vestirnos con el aura adecuado. Ahora, me quedo con ganas de conocer a los Xiu Xiu.

Enlaces:

A la crónica de ZM

Al MySpace de Xiu Xiu

[vimeo 19590105 w=600&h=338]