Cerca de la puerta, neuronas

Raramente cuela ese concepto del solecito, la paellita y la playita. Digamos que necesita, como todo, esa gota de limón que para el caso, llamamos inteligencia. ¡ÉA! la tiene, suficiente para no parecen terriblemente convencionales, pero no tanta como para pasarse al lado de las luminarias progres. Ese punto intermedio entre la frescura y cierto toque de compromiso, ácido y elegante, es lo que hace que sean una banda a tener en cuenta. Su manera de mantener las cabezas inconscientes, pero cerca de la puerta del pensamiento, de promover la fiesta sin olvidar ponerse serios, de vez en cuando, los honra y los legitima. Seguramente, son la gran alternativa blanca a la fiesta rumbera española, aptos para los paladares más naturistas, y para los vetustos sofisticados, a la caza de nuevas emociones.

La pena es no haber encontrado sitio suficiente para bailar. Aunque reconozco que no suele atraerme el movimiento en los conciertos. O, sencillamente, el chico guapo que se meneaba a mi lado me intimidaba. Venga ya. No te lo crees ni jarta de vino.

SOBRE ¡ÉA!

My Space

iTunes

[vimeo 19315176 w=600&h=338]

Publicado en Sin categoría