Los cinco conciertos de 2010

Hice una lista monísima, descarté un montón de posibilidades y dejé una selección que rozaba la perfección. La fotografié con mi Blackberry para conservarla, y a la papelera. Luego, puse a la venta la Blackberry en eBay, y no hice copia de la foto. Brillante ¿verdad? Como compensación, estos cinco van a ser los primero que me vienen a la cabeza. Tres, ya están elegidos. Y elegiré dos, un poco al alirón. Viva la improvisación.

MisteriosonorA, Café la Palma, 23 de abril de 2010. Por muchas razones, una banda que me ha cautivado desde que los escuché. Este directo es especial, porque el siguiente que publiqué, lo hice desde México ciudad, y cuando regresé a Madrid (sólo fueron 7 días) parecía que había pasado un año. MisteriosonorA es una banda madrileña que intenta importar el pop británico, ese que se hace a lo grande, como Keane o Coldplay, pero con medios de aquí. De alguna manera ahí está su encanto, y su gran hándicap. Para tocar en la Palma, recurrieron a las programaciones, una decisión acertada, y lograron crear una atmósfera y un estilo únicos y fruto de la casualidad y (sí, señor) de la improvisación. Eso, y la presencia de un guitarrista brillante y de un vocalista con un rarísimo carisma, y tenemos seguramente el caballo ganador. La versión de Bowie es una de las mejores que he escuchado, con permiso de mi amigo Isi Vaamonde, claro.

Crystal Castles, La Riviera, 2 de noviembre de 2010. No tener acreditación no iba a detenerme. Crystal Castles es una de esas bandas que no hay que perderse y tenía dinero así que… entrada al canto. Que no me dejaran pasar la cámara no iba a detenerme, tampoco, las fotos y el vídeo los hice con mi recién estrenada Blackberry Torch, que estuvo a punto de salir disparada varias veces. Porque aquello fué la rebelión de los púberes alternativos, haciendo un campo de batalla alrededor de la salvaje Alice Glass. Pero todo salió bien, salvo el sonido del vídeo que veréis a continuación, por el que no pienso disculparme… se lo contáis al promotor, o a la gente de la Riviera… yo voy preparado siempre.

Mala Rodríguez, 31 de enero, Café la Palma. Si este directo no marcó el principio de lo que iba a ser la rara resurrección de la Mala Rodríguez, que me fulmine Dios ahora mismo. Después de unas experiencias en directo con la rapera (o lo que sea) de Sevilla, por fin María nos daba lo que merecíamos. Caña, espíritu, comunicación, carisma y un aura de estrella cercana, inaccesible, que es lo que quiere todo fan que se precie.

Isi Vaamonde, 30 de octubre, Espacio Cerrado. Vaamonde ha dado mucho conciertos buenos. De quedarme con uno, sin embargo, este sería el elegido. Nunca había disfrutado de una comunión tan perfecta con la pedazo de banda que ha conseguido reunir. Nunca una técnico de luces y sonido tan implicada con lo que estaba sonando, tan respetuosa con el intimismo cañero que luce el gallego. Nunca su talento había brillado de esa manera tan perfecta. Y mira que sabe brillar. Pero aquella noche, algo especial flotaba en el ambiente.

One Starving Day, 28 de mayo en La Faena. El lugar más especial que puedo recordar, al final de algo parecido a un garaje, o un almacén, o el mismísimo infierno, con la luz más tenue de la historia de la creación y las fotos más difíciles que me he podido encontrar. Pero coño, esos italianos tenían magia en sus raras melodías, en su manera de crear atmósferas y manipular la intensidad. Si eres de los raros, síguelos, porque te van a seducir. Otra de esas pequeñeces que nos trae Blanca, una grandiosa buscadora.

[vimeo 11178649 w=600&h=338]

[vimeo 16748676 w=600&h=450]

[vimeo 10028567 w=600&h=338]

[vimeo 16367225 w=600&h=338]

[vimeo 12123708 w=600&h=338]