Cuando la autocrítica es un obstáculo

Si no deciden posponer su inquiera, imposible ambición, MisteriosonorA puede ser una banda condenada a la extinción, demasiado pronto. A pesar de la brillante colección de canciones que presentan como repertorio, de su habilidad para hacer versiones, de tener un cantante capaz de convertir a Bowie en un saco de esmeraldas, a pesar de todo, unos y otros se me acercaron esta noche, lamentando lo mal que les había ido todo. Es curioso, esperan demasiado de sí mismos, y, además, deben. Pero la ambición los mata, son incapaces de disfrutar de pequeñeces como una sala para ellos solos, con todas sus limitaciones, es verdad, un público que pidió más y hasta un tipo haciéndoles fotos y hablando bien de ellos en una revista que lee bastante gente. Sin embargo, en su cabeza hay algo más grande, y escuchándolos, se puede adivinar, ese andar torpe de coloso desorientado. Necesitan ser niños, reírse de las manchas de barro, necesitan crecer. De todos los que seguimos sus evoluciones, depende que lo hagan. Calmándolos, consolándolos, incitándolos. Mira el vídeo, y piensa si tengo o no razón. Es más, escucha su disco, para ser consciente de lo que realmente quieren que sea su sonido (sí señor, es entonces cuando te das cuenta de la naturaleza de su frustración), haciendo click aquí.

Puedes leer la crítica de Zona Musical haciendo click aquí.

[vimeo 17699967 w=600&h=338]