Languidez, rudeza, cacería

La potencia de los beats y la agresividad rítmica de las guitarras. Eso es lo que resume su primer disco, “Too Many Knobs”, y lo que no pareció quedar claro en su concierto; quiero decir, la potencia estaba ahí, pero destacaba cierta delicadeza pop y unos temas, dos o tres, intachables. Su trabajo es sin embargo mucho menos irregular de lo que pareció. Afortunadamente. Y creo que vamos a empezar a recomendarlo, desde este mismo momento. Se llaman Colectivo Oruga, y puedes encontrarlos aquí. Son como Prince, haciendo canciones para las Bangles, lángidas y pegadizas, pero destrozadas a trallazos de guitarra y bases electro. Y, sobre todo, son lo más.

Puedes echarle un vistazo a la crónica de Zona Musical haciendo click aquí.

[vimeo 17181490 w=600&h=338]