Sobre la amnesia y sus remedios

Hay experiencias tan impactantes que sólo un tiempo después te devuelven todo el torrente de sensaciones que nuestro cuerpo fue incapaz de asumir, y a las que reaccionó con rechazo, abnegación, desenfreno, o de cualquier otra manera. A veces sucede unas horas después, a veces meses o incluso años. Aparecen los olores acres, los empujones, el equilibrio perdido, la adrenalina, la silueta desfigurada de Alice Glass entre los juegos de luces enloquecidas y oscuridades aterradoras, la adrenalina, la gente yendo, viniendo, apareciendo y desapareciendo. La sensación de euforia, la confusión y, finalmente, un torrente de ideas que, o plasmo en el cuaderno o se perderán para siempre. Y mientras suenan sus padres serenos y juguetones, los Lamb, Crystal Castles están todavía alucinando con el público encabritado, tormentoso y grandioso de Madrid. Unos canadienses consiguieron reconciliarme con la juventud loca de esta ciudad, y a unos y a otros, debo agradecimiento y admiración, aplauso sincero durante mucho tiempo.

La crónica de Zona Musical, haciendo click aquí

[vimeo 16748676 w=600&h=450]