The Gift

Escuchar a Damien Jurado es comprender lo que muchos han querido hacer y sobre todo, la razón de su inmenso fracaso. Pretender medirse con algo tan inimitable como el carácter de un artista que posiblemente sea irrepetible. No se trata de coger una guitarra y cantar bonitas historias con trasfondo social y voz sensible, no se trata de parecer grave, serio o sesudo. Jurado tiene una cualidad especial para hacer de sus narraciones algo excepcional, algo en su voz que en realidad no es gran cosa y que consigue atrapar al público. Anoche, cuando arrancaba gritos de celebración al entonar alguno de sus temas más conocidos, asistíamos a un acto de celebración sincera. Lo normal es que eso, no pase de simple histerismo. Es esa autenticidad, la que marca la diferencia. La que nunca podrá superarse, o acortarse, mientras no nazca otro pequeño con el mismo don.

Espero que te guste el vídeo que grabé. Yo, desde luego, disfruté mucho de este tema y de todos los que interpretó.

Como siempre, la crónica de Zona Musical la puedes leer haciendo click aquí.

[vimeo 15616089 w=600&h=338]