¿Y por qué no pueden engañar las apariencias?

Ya que nos tenemos que pasar la vida sorprendiéndonos de la enorme cantidad de seguidores que tienen algunos mamarrachos, al menos por una vez, podemos estar contentos de ver una sala tan entregada con Lacrosse. Porque son unos mamarrachos, es cierto, pero aclaremos varios puntos: primero, pueden serlo puesto que les apetece; segundo, que sepan hacer el payaso no quita para que, además, hayan aprendido un poquito sobre los mecanismos oscuros del pop; tercero, son la caña. Casi parecen una especie de cruce genético entre el sentido del humor japonés y el escandinavo (si es que tienen de eso, cuánto daño ha hecho Lars Von Trier), pero con unos cuantos bonitos disfraces para despistar un poquito al oyente. Y, para los heterosexuales, comentaros que la chica del bigote, sin el susodicho, es una preciosidad. Pedidme fotos, que tengo un montón…

Puedes leer la crónica de Zona Musical haciendo click aquí.

[vimeo 14718365 w=600&h=338]