La responsabilidad de ser un mito.

Adriana Calcanhotto era el mejor tema de un cd que me grabó un novio virtual que tuve hace la tira de años, que se llamaba (y supongo se seguirá llamando) André y que, si no reaparece de nuevo por la red, leyendo esto, lo hará algún día. No tengo más que un par de discos suyos pero hoy he comprendido que su voz aguda y perfecta es el mejor argumento para ser un mito. Que todo lo pasa por su robot de cocina y se convierte en un batido dulzón, uniforme y sin grumos , es cierto. Pero que en esa ingenuidad, en esa sonoridad cirstalina hay dolor, poesía y drama, nadie puede negarlo. Por eso, estamos rindiendo pleitesía a la Calcanhotto. Y tú, puedes ver el vídeo que he colgado, y visitar Zona Musical, y leer la crónica.

P.S.: Para los curiosos, mi novio digital apareció, algunos meses después, por casualidad y porque me encontró, cuando irrumpí en Facebook para llevar las redes sociales de Zona Musical. Un beso para él, por cierto, que lo tengo abandonado.

[vimeo 13231520 w=600&h=338]