El coloso, vivo.

Ese aura de ídolo de marujas se desmorona en cuando abre la boca. Isaak no está viviendo de los réditos de haber sido niño mimado de la inteligentsa cinéfila de los dos lados del charco. Ni siquiera de las portadas y los piropos. Su directo, vivo, vigoroso, es su principal activo, sin duda. Hay que escucharlo, dejarse llevar por la potencia de esa voz que tanta tristeza ha conseguido evocar para darnos cuenta que, aparte de lo mucho que puede llegar a ponernos cuando canta el “Wicked Game”, puede hacernos enloquecer con los prodigios de su garganta y las habilidades de su banda, muy bien elegida. Chris Isaak no es un tío bueno, que lo sigue siendo. Es un cantante de talla monumental, que todavía va a dar muchas lecciones, no sólo de elegancia. Ahí quedan dos vídeos, dos temas que seguro conocéis, y la crónica de Zona Musical, más crónica y más extensa que nunca. Y todas, todas las fotos que he sacado, que son muchas… demasiadas pero es que es tan guaaaapo.

[vimeo 12961821 w=600&h=338]

[vimeo 12962933 w=600&h=338]

Publicado en Sin categoría