Zigmatismo.

Ha sido la primera vez que veo a alguien abordar a un artista en pleno Café la Palma para pedirle que le firme un disco. Y no se trata de falta de categoría, no señor, por esa sala madrileña han pasado tipos con bastante nombre: La Mala Rodríguez, Chojín, Dominique A, Pecker o Anari. Pero esa audacia fanática, era inaudita para mí, y me hizo temer lo peor. Pero no sucedió nada, en realidad las cosas se desarrollaron por los carriles de la normalidad, salvo algún problema de sonido; público tímido, banda intentarlo atraerlos con golosinas, zanahorias, zalamerías, y final apoteósico con los exaltados pidiendo más bises. Pero claro, era medianoche, y en Madrid sólo pueden hacer ruido los burdeles de los señores de derechas y los perturbados que berrean sandeces a una Virgen de madera en Semana Santa. El resto, a aguantarse. Lo que no puede calificarse como habitual es la propuesta musical de Zigmat. En realidad lo es; la mayoría de los mitos del trip-hop están todavía haciendo de las suyas, aunque otros, no tanto… ¿Qué fué de Kid Loco? ¿Dónde están los pelotazos de Tricky? Seguramente el nombre que debiera venir a la cabeza primero, es Morcheeba, por ese encanto pop de su música y por el exotismo de sus vocalistas. Skye y Mónica Rodríguez tienen tesituras vocales similares, si bien es cierto que la Rodríguez canta más, más fuerte, aunque es menos pizpireta y comunicativa que su “rival”. Lógicamente, si te gustan unos, debieran gustarte los otros. Así que ya tienes razones para descubrir algo nuevo. Por lo demás, y para echarte una mano, te dejo un vídeo, y el enlace a la crónica de Zona Musical.

[vimeo 12867667 w=600&h=338]