Sólo de humor…

Si se trataba de hacernos reír, el concierto de esta noche ha sido un éxito incontestable. Si, además pretendía hacernos pensar, un poco nada más, entonces podemos decir que no se le ha dado nada mal. Giggi Mantequilla es un tipo con un humor peculiar, entre bestia y alocado, pero sobre todo con una actitud y una voz que desbordan al público. Creo que podríamos haber sido más salvaje, más en la línea que él nos pretendía marcar, pero hay que reconocerlo, intimida. En su papel de follador superdotado, como jefe de una secta, follador (otra vez) y violador, por supuesto, como cura disfrazado soltándole burradas a las madres en el metro, como tipo excéntrico encerrado en su mundo rítmico. Intimida, pero a la vez, hace sentir como el que se sienta en su alfombra raída y se toma una cerveza. Como en casa, de prestado, sucio y vivo. Ahí quedan un par de vídeos para que podáis experimentar su locura. Y si os apetece, pasad por Zona Musical, para echarle un vistazo a la crónica.

[vimeo 11913304 w=600&h=338]

[vimeo 11914338 w=600&h=338]