Sobrada, Kurtz.

Poco se necesita cuando eres una de las grandes voces del panorama independiente norteamericano, y además una guitarrista magnífica. Algo de sencillez y buen humor, un par de pequeños alardes (algo que seguramente haces a diario en la ducha) y el público está en tu bolsillo, encantado. Y lo que puede sonar como un menosprecio es bastante más que una alabanza; no dudo que Dayna Kurtz ha dado todo lo que puede esta noche, pero sencillamente, uno a veces tiene la impresión, con determinados artistas, que si pasaran la línea roja que separa la frialdad de la intensidad, esa de la que son capaces, sencillamente nos veríamos todos reducidos a cenizas. Y no es cuestión, puesto que al mánager (un tío muy majo, espero que te gusten las fotos) no le hará gracia ver una sala vacía y hecha polvo. Allá van un par de vídeos, y juro que aunque en el caso de la versión de Prince, es totalmente intencionado y me abalancé sobre el escenario encendiendo el grabador de vídeo de mi Blackberry… pero el otro tema es del mismo disco, “Beautiful Yesterday”, y no lo pretendía, aunque al final sea el que más me gusta. Y también debo decir, que todavía no he escuchado el último, que promete. También, cómo no, puedes leer la crónica de Zona Musical.

[vimeo 11861019 w=600&h=450]

[vimeo 11861246 w=600&h=450]