…por lo que nos queda por hacer.

Lo de “Lobo” es una de esas rarezas que se dan dos veces por siglo en la música española. De alguna manera, lo suyo recuerda a la ínclita Christina Rosenvinge, y sus ya casi imprescindibles giros estilísticos. Procedente de un rock con aires comerciales, de repente sorprendió con un disco de aromas souleros, jazzies, convenientemente disfrazado con las galas de un crooner clásico, a lo Johnny Hartman o Sinatra. Lo mejor de todo, su voz, es tan arrolladora, tan convincente, con ese tono grave que tienen sólo en Brasil y ese empeño por no ser estridente… Pero cómo no, demasiado complaciente, demasiado correcto. Cayendo siempre en la misma trampa, falta de ambición, o miedo de pasarse. Lobo, enseña los dientes, ataca, no tienes nada que perder. Estamos esperando que nos des el zarpazo definitivo. Entre tanto, un par de vídeos y la crónica de Zona Musical.

[vimeo 11728567 w=600&h=450]

[vimeo 11728676 w=600&h=450]