La vida es dura, pero ronronea.

Todo lo que se insinuaba en aquél concierto raro y casi silencioso, queda confirmado cuando oyes su cd, una pequeña joya con apenas siete canciones sofisticadas, sesenteras y con un espíritu tan británico y hogareño que deja con ganas de mucho más. Yani Martinelli es una artista que esconce un talento grande detrás de una cortina de timidez y de improvisación, que seguramente es más lo que uno quiere ver que la realidad. Debieras escuchar el vídeo, pero olvídate de lo que no está bien, intenta llegar a la esencia. Y verás. De paso, si te apetece, lee la crónica de Zona Musical.

[vimeo 11577676 w=600&h=450]