Karatekas, duro sexo y zombies.

 

La existencia de esta banda obedece a algo parecido a un milagro, o a una casualidad, que viene a ser lo mismo. Y algún día estaremos agradecidos por ello. He visto pocas propuestas que sepan aunar la provocación con la buena música. Y que además no hagan aguas en el directo. Necorita y los Nuggets tenían los defectos adecuados, cierta suciedad sonora que les daba ese aire cabaretero, improvisado, y una buena cantidad de virtudes; swing, grandes músicos, y muy buenas canciones. La suma hace que su directo sea grande, y que el público tenga que enloquecer primero porque ellos ya se ocupan de recordarnos que somos unos zombies y merecemos despertar y segundo, porque no hay más remedio.

Puedes leer la crónica de Zona Musical, y te dejo un vídeo, oscuro, pero elocuente.

[vimeo 11327189 w=600&h=450]