Demografía interior

Como si varias generaciones de románticos, de excesivos, de extraños barrocos se hubieran encarnado en este murciano; Y a pesar de semejante coctelera de espíritus invasores, parece un tipo tranquilo, que nos cuenta las historias de amor imposibles más terribles, escritas o no por él, con una exactitud que seguramente no hace sino ocultar el efecto que semejante bisturí le provoca. Porque siempre, siempre que contamos cosas así, en realidad estamos quejándonos de la hoja afilada clavada en nuestros lomos. Hasta el momento nadie me ha presentado alguien que sea excepción.

Parade, o Antonio Galvañ, igual puede recordar a Perales, a la Jurado, a Quintero, León y Quiroga, a Abba, a Bacharach y a Mecano. Incluso en una sola canción. Cuando se hace fotos, sentado al piano y vestido de superhéroe, no está parodiando a nadie; más bien se está retratando, y no por falta de modestia. El dolor de cabeza que viene de regalo con semejante hiperactividad, tiene que ser épico.

Cuesta aburrirse con él. Míralo, tengo algún vídeo. Y pásate por la crónica de Zona Musical.

[vimeo 10834176 w=600&h=450]