Cómo ser cruel y no morir en el intento.

Hoy tocaba una banda con nada especial, que consiguió rubricar con una grandiosa excepción, un tema inolvidable, el resto de una actuación que igual que presencié, también pude haberme ahorrado. Aunque en realidad la culpa es mía, porque no soy fan de un estilo híbrido entre el rock y el folk, ni me emociona lo que estaban enseñándome, y aparte esto transmitiendo una sensación de desdén que no es lo que me bulle en la cabeza. Porque eran buenos, hay que reconocerlo y al final, el esfuerzo hay que saber apreciarlo. Por eso, y por esa canción, de la cual ni siquiera se el título, tendremos que mostrarnos agradecidos, y publicar el vídeo que grabé, y enlazar a la crónica en Zona Musical.

[vimeo 10790541 w=600&h=450]