Érase una vez…

…una pulga que montó un circo de gigantes. Aunque le iba bien, la pulga tuvo la mala idea de crecer, y lo peor es que le encogieron los gigantes. Por fortuna, éstos aprendieron a tocar y decidieron salir a hacer conciertos, atravesando un mar intransitable. Se llamaron los Bochamakers, aunque la pulga, que era pequeña pero tenía su orgullo, conservó su nombre, Martín, y su apellido: Buscaglia. Y en esas se cruzó con un avispado periodista de salón, que se había quedado sin pilas y los grabó con una  manzana. Y el resultado, puedes verlo aquí, o leerlo en Zona Musical.

[vimeo 10101939 w=600&h=450]

[vimeo 10102154 w=600&h=450]