Cartón y naves espaciales

No me ha quedado muy claro si esta banda me gusta o no. Su mundo es demasiado peculiar como para contemplarlo de lejos. Y lo digo literalmente. La cercanía les sienta bien, nunca llenarán estadios porque se les quedará dormido el ganado; necesitan que el público esté dentro de su atmósfera rara, en su escenario casi a oscuras, con las luces cambiando de color y ese aire entre espada láser, viaje espacial y extraño cielo lisérgico. No cometas mi error, aguanta entre la multitud apelotonada, pero no huyas de la luz. Porque empezarás a dar cabezadas. Y ya que estás, pásate por Zona Musical y lee la crónica.

[vimeo 10052568 w=600&h=450]