Los raperos son unos currantes

Pocas veces se ve el resultado del esfuerzo en un concierto, pero más raro es sentir el esfuerzo, no en forma de sudor y respiraciones agitadas, sino como un sufrimiento permanente, un deseo de levantar los ánimos de la gente, una preocupación constante por su estado de ánimo, por el dinero que se han gastado para pasar un buen rato. Es raro que, a pesar de esa predisposición, quieran enseñar, sentar cátedra, educar y llevarnos a un lugar mejor, o peor, pero un lugar más o menos soñado. Muy raro, a no ser que estés en un concierto de hip hop. Muchos no entenderán lo que quiero decir, pero me da lo mismo; igual que a ellos, porque cuentan con lo que tienen y respetan a los que no quieren. Pero si la voz de la Raquel, la chica que acompaña a Korazón Crudo, no te emociona, entonces tienes un problema.

Pásate por la crónica de Zona Musical, sé bueno…

[vimeo 9916653 w=600&h=450]