También somos gamberros

Me sorprendió ese alarde de extroversión de Pepo M. un tipo que en los conciertos suele ser parco, casi antipático. De repente era el rey del chiste, del cotilleo. Puso verdes a los baterías, en peligro el mac de los Sapiens, en la vida pública a su novia, que lo ha dejado cinco veces (y quién sabe si no llegará la sexta, por cotilla) y nos hizo reír. Incluso, al final, se atrevió a cerrar su breve concierto, basado en temas viejos, tirado en el suelo, como el mejor de los punkis, acariciando su guitarra. No será el mejor cantante, pero es capaz de emocionar, de entristecer y, lo mejor, de sorprender. Ahí quedan dos vídeos, y el enlace a la crónica de Zona Musical.

[vimeo 9903568 w=600&h=450]

[vimeo 9904423 w=600&h=450]