Pop y niebla

No me sorprende que la Heineken estuviera llena. Solo el puñado de canciones que han interpretado merecen los gritos que despertaban cada una de ellas, como en los años dorados del movimento fan. Sólo que ellos no eran guapos, ni se movían como felinos, ni les sobraba esa actitud de comerse a las masas. Tímidamente amables, quietos en sus lugares, dejaron que fuera la música la que se ocupara de hacerlo todo. A la salida, los comentarios eran buenos, muy buenos. Hoy me he traído tres vídeos, con problemas de pulso, y por supuesto, la crónica de Zona Musical.

[vimeo 9901196 w=600&h=450]

[vimeo 9901802 w=600&h=450]

[vimeo 9902180 w=600&h=450]