Familiaridad extraña

Mark Eitzel tiene la virtud de sonar tan familiar como para ser inclasificable. Como estar en casa y tener esa sensación de estar en casa de otro, a pesar de reconocer cada uno de los detalles. Lo peor, vienen nombres a la cabeza y uno tiene la extraña impresión de estar a punto de meter la pata hasta el centro de la Tierra… y si no, pasaos por la crónica de Zona Musical, porque me he atrevido, y ya no puedo arrepentirme. Eso, y escuchad , contemplad su excentricidad, su nerviosismo y su genial talento, en el siguiente vídeo.

[vimeo 9892197 w=600&h=450]