Las entrañas del pop

Su disco, “Mundo futuro”, está diseñado como un folleto de secta seudo-religiosa. Su actitud es tan gay, tan de karaoke estiloso que es imposible no quedar desarmado. A mí me pasó. No fui valiente, no lo suficiente para levantarme como ellos decían pero recuerdo una sonrisa adherida a mi cara. Sólo puedo decir, que es un grupo condenado al éxito y a ser unos clásicos, que tal y como conciben su música, ya lo son por derecho. Lee la crónica de Zona Musical y busca sus discos. No seas petarda.

 

Publicado en Sin categoría