Imperfección que promete

Parecían perdidos, desafinados. Pero era curioso, sus melodías tenían la cualidad de atrapar. De fascinar. No sé si me han sabido a poco o si ese poco ha sido la medida justa para valorarlos. Pero su casi ausencia de sonidos, su soledad remarcaban aún más la calidad de unas canciones sencillas e inspiradas. Me acordé de Los Navajos, de Mari Trini, y no se por qué, en realidad poco tienen que ver con ellos. O quizás todo. No mucho más, en la crónica de Zona Musical.