El lado salvaje de los nachos (Isi Vaamonde en el Irish Rover)

Aparte de iniciar el experimento Twiter, hoy he ido al concierto más o menos de civil, si el hecho de estar mandando mensajitos desde le iPhone no es un síntoma de paranoia cronista. No bolso, no cámara. Pasaban chulos de quitar el hipo y encima este señor ha hecho uno de sus mejores conciertos. Ha conseguido arrancar aplausos (aparte de los de sus incondicionales), que la gente bailara. Incluso he tenido un momento de locura, bien reprimida, cuando ha sonado su versión de “Personal Jesus”. Me he acordado de la putísima camarera de “True Blood” y del vídeo de Jace Everett, el autor e intérprete de la canción que hace de sintonía de esa serie. Cuántas posibilidades tiene ese tema, caramba. Espero que Isi sepa aprovecharlas.

 

En fin, estamos contentos. Todos crecemos, florecemos y demostramos que podemos ser algo más que rubias tontas. La vida merece la pena esta noche.