Astrobahn, de casualidad

No se trataba del telonero comiéndose con patatas a la banda principal, ni mucho menos. En realidad cada uno iba por un camino diferente, o al menos con peculiaridades más que importantes. Aunque si tuviéramos que titular el concierto, sería con la palabra “soñadores”, puesto que el ensoñamiento parecía ser la divisa de la noche.

 

Astrobahn me gustaron mucho más porque sencillamente se acoplaban mejor a mi paladar. Nada más. Sabían dar caña, incluso motivar a los rockeros cubiertos de telarañas que pululaban por ahí. Pero es una banda melódica, a la manera de los grandes del blues, basados en la repetición y en un acierto mágico con las canciones. Tienen una facilidad pasmosa para encantar al público, para conseguir que nos dejemos llevar por esa cadencia similar al oleaje de una noche tranquila con la que se mueven, y que rompen de vez en cuando con una furia de chico sensible que tiene nostalgia de los malos de moto y cazadora de cuero. Ese es el mejor momento de todos ellos, sobre todo cuando son guapos.

 

Y, aunque el cantante tenía algo de resultón… el guapo estaba en la otra banda, Mechanismo. Pero lo siento, no hay fotos. Pero sí una crónica, como siempre, en Zona Musical

 

/// Gracias a la banda por sus comentarios. Siempre digo lo mismo pero es verdad: el mérito es todo vuestro, no mío; yo solo cuento lo que veo. Espero poder disfrutar de vuestro directo en más ocasiones… servidor, encantado ///