Kodama o el sabor del underground (3 de 11)

Si no fuera porque puedo descubrir discos tan especiales como el “Nervio” de Kodama, ese criadero de seudo-funcionarios llamado Fnac podría ser la escombrera más grande de Madrid, que nada se perdería. Supongo que es el espíritu de bandas granciosas y casi desconocidas el que mantiene ese edificio en pie. Kodama son Fernando P. Galán, Jorge R-Escudero y Paloma Sosa. Cuando escuchamos este disco en Zona Musical, hace ya tiempo, estuvimos de acuerdo en ponerles la etiqueta de los Portishead españoles. Aunque no con la intención de limitarlos sino precisamente lo contrario. Su estilo es precisamente la reivindicación de los británicos en sus años dorados: buscar el punto de conexión entre la música popular, la electrónica y el hip hop y convertirlo en algo nuevo. Kodama hace algo parecido, “perfumando” su música con una filosofía entre jazzística y callejera y demostrando que aquella vieja idea de Gibbons, Barrow y Utley sigue siendo fecunda y, aunque los esté dando la razón con la polémica sobre el etiquetado “trip-hop”, inclasificable. No sé si “Nervio” sigue disponible en las tiendas, todo es cuestión de intentarlo, pero si voy a pedirte algo, y serán muy pocas veces, ahora es el momento: cómpralo, por favor, porque vas a irte a la tumba sin haberlo escuchado y te estás perdiendo una papeleta para la eternidad. (Las fotos salen de su My Space, por cierto)