Scud Hero y la convicción

En el momento que lo estaba escuchando, a pesar de ser consciente de la sala casi vacía (ya se ocupó el anterior artista de echar a todo el mundo), tenía la seguridad absoluta, la confianza más ciega en las posibilidades de Escudero, o Scud Hero. Quizás porque solo hay evolución en su manera de entender el directo y porque su música va ganando gancho día a día. Pero lo vi claro, seguramente esa noche, tan terrible, tan repleta de obstáculos, pueda ser un momento histórico para la música española, como el primer concierto de KK de Lux, los poemas surrealistas de Urrutia y Haro Ibars, “Do it better” de An der Beat o el alocado barroquismo de Casal. Esa noche, cuando un músico acabado casi arrastra en su decadencia a una de las promesas más brillantes, se recordará como el comienzo de la carrera más brillante del siglo XXI. Y tal vez de algo que remueva (por fin) el contenido tan insulso de nuestra música popular. Y aunque ahora me sonrío, algo hay dentro de mí que sigue convencido de llevar la razón. Tal vez esto permanezca el tiempo suficiente escrito y demuestre que no estaba equivocado. La crónica en ZM, aquí.