15:15

Casi me sentía como en esas películas en las que aparece una banda tocando en directo, para que los personajes se relajen y bailen un poco. Tenían ese aire, entre divertidos, comprometidos, serios, geniales y absolutamente anónimos. Como tengo pegada como una lapa a la cabeza la canción de Asa, Jailer, pues ahora solo me sale esa comparación, pero hay muchas más. Quizás esa parte central dedicada al blues fue la mejor (en realidad blues era todo), y aunque su vocalista merece serlo, el guitarrista, arrastrando canciones de aire viejo y guarro, era un regalo para los oídos. Un regalo degenerado y sucio.

 

Puedes leer más en la crónica de Zona Musical.