Nur, gol

Decir ahora que algo sospechaba no tiene sentido porque ni yo me lo creo. Sencillamente escuchaba a una chica de voz potente, que a veces parecía Anastacia, a veces Aguilera… pero que parecía ella misma, a la vez. Es cierto que tampoco era la reina del indie ni un hallazgo espectacular pero su música era divertida, y muy digerible, así que ¿por qué no? Luego llega Google, y me suelta las siglas nefastas, O.T., y empiezo a preguntarme si la música se lleva mal con la información, si es preferible que los oídos lleguen vírgenes al momento del contacto. Porque me la hubiera perdido, seguramente. No es la Rosenvinge, no es la Ferrer. Ni lo será. Pero coño, debiera tener su hueco, el de las cantantes comerciales, temperamentales, y sobre todo, interesantes. Así que empezamos de nuevo.

 

Joder, qué bien canta la Nur.

 

Esto y más capitulaciones, en la crónica de Zona Musical.