la sonrisa de julia

Es terrible verlos reflejados de manera exacta, cruel en la letra que podéis leer a la izquierda, debajo de la foto. Porque quien los conozca, sabrá que es suya. Oírlos agradecer a su discográfica y su duro trabajo (después de ignorar descaradamente un segundo disco que merecía más) su mánager, de cuerpo presente y, en tercer lugar su “ejército” de sonrientes. Sí, los tres grandes aportadores, supongo que por orden de importancia, con la mirada puesta en el maletín.

 

La versión blanda, en la crónica de Zona Musical. Aquí quería desahogarme. Hacía tiempo que no me dolía la espalda en un concierto, joder.