Ay, Plá

Ay, Plá, uno no sabe si quererte, o zurrarte. Qué fondo más tremendo, más agresivo y divertido y qué manera tan difícil de enseñarlo. Casi parece que te divierte que no se te tome en serio, asumiendo el papel de poquita cosa, tímido e infantil, que sin embargo maneja luces con un golpe de muñeca y mete el playback a golpe de casette. Qué conciertos has estado dando en Madrid, contándonos el apocalipsis de Estados Unidos, la turbia relación entre amor y violencia machista, el envenenado mundo interior de los ojos, o lo divertido que es mezclar alcohol, sexo, drogas y unos cuantos policías muertos. Tu mundo es complicado, aunque tan obvio. Cuesta decidirse contigo, Plá.

 

Para leer la crónica de Zona Musical, haz click aquí.