Alicia Alemán, en perspectiva

No tengo claro eso de que lo bueno se pega, más bien pienso que lo malo tiene más facilidad para auto-adherirse a todo lo que toca. Pero de todas maneras, si la evidencia no fuera más que una fantasía y el mundo no estuviera compuesto esencialmente de residuos, habría que reflexionar de dónde saca el talento Alicia Alemán. De gente como Aute o Mercedes Ferrer, con quieres ha colaborado y de los que sin duda habrá aprendido, es posible, y la verdades que durante el concierto del pasado martes creí oir ecos de uno y de la otra. O, de sí misma, otra posibilidad, y confieso que la fuerza de su propuesta tranquila tiene tanta personalidad que casi me lo está confirmando, y en ese caso, serían ellos, sus supuestos maestros, los que han aprendido y se han dejado llevar por esa personal paz que nos regala la Alemán. Repitiéndome a mí mismo, cómprate ese disco, se titula “Cuidad de mí”, lo edita Discos Necesarios y lo es, te lo aseguro. Si quieres entender la vida de otra manera. Y si te apetece leer la crónica de Zona Musical, haz click aquí.