¿Dónde están todos esos años?

No he tenido ningún momento de melancolía pero sí es cierto que me he acordado de muchos momentos y de muchos amigos a los que ya no veo, escuchando a Living Colour. Supongo que he sido como esos que van a ver a Police a rememorar sus años mozos, aunque pretenda sentirme por encima de ellos. Vaya, también había música, muy buena, una banda por la que el tiempo no ha pasado de mala manera y sobre todo un repertorio que ha envejecido de manera tan superficial que logra mantenerse fresco, perfecto a pesar de los años.

 

Pero también ha habido sitio para el futuro, con el estimulante recital del batería, que tenía escondido todo un arsenal electrónico en su fortín, y que ha dejado boquiabierto al colectivo metalero, incapaces de asimilar tal maestría con el ritmo y las maneras de quebrarlo.

 

Y, si quieres leer más, pues en la crónica de Zona Musical, claro.