¿Quieres ser silvestre?

Claro que no es la Spiteri. En realidad si lo piensas bien sí que canta parecido, con esa cosa como de impostar la voz, pero Rubia es mucho más campestre, más divertida. Su música parece hecha para entusiasmar. Exagerando mucho, para sentirse como las niñas de la casa de la pradera corriendo entre espigas de trigo. Con unos vientos y un poco de superproducción, tendríamos la Dinarama con coletas de granjera del siglo XXI, totalmente en serio. No he llevado la cuenta pero al menos había tres o cuatro hits en potencia entre su repertorio, el de un solo disco, el último. Una barbaridad. Que las canciones suenen a refritos de clásicos o que pueda pecar de empalagosa, pues es un riesgo que tendrá que asumir, pero que tiene talento para la alegría, no lo dudo. Y así ya lleva medio camino hecho. Si no has leído la crónica de Zona Musical te has perdido el comienzo de este párrafo, así que no seas zote y pincha aquí.