Locura pop

La voz de Sia canta de manera poderosa y casi viril perfectas canciones a mitad de camino entre el pop y el soul. O tal vez es solo la impresión que da su manera de expresarse, que casi hace intrascendente la producción del disco, el sonido de fondo o cualquier otra cosa. Así es, estamos ante otra de esas grandes cantantes que solitas justifican cualquier canción, cualquier giro, cualquier sorpresa o incluso cualquier fiasco.

 

Pero sin las grandiosas canciones del disco posiblemente no sería lo mismo. Es cierto que ella engancha. Pero también que por mucho poderío que demuestre, no canta cualquier cosa. Animadas, emotivas, apacibles, dulces. Excusas perfectas para el entusiasmo y para la felicidad. Así funciona el buen rollo de Sia.

 

Y en segundo plano: la fascinación de las chicas por la inocencia infantil se ha convertido en motivo de sonrojo gracias a los patéticos anuncios de compresas que no tienen mejores ideas para metaforizar la limpieza que joderle la imagen a cantantes como ella. Así que mejor contempladla con ojos nuevos y sin prejuicios. Os irá mejor.

 

(Las fotos están sacadas de su sitio web. El montaje es mío. Si quieres visitar la página de Sia, haz click aquí)