¿Inocentes?

La ingenuidad, la dulzura y las buenas canciones no son incompatibles. Incluso algo de ironía y cierto mal gusto, como es el caso de este duo alemán, It’s a musical. Sus canciones seducen a la primera escucha porque son soleadas, primaverales, bailables en algunos casos. Porque dejan impresa una sonrisa entre las mejillas. Porque tienen estilo a pesar de los modelitos que se ponen. Y porque demuestra que la visión de Alex y Christina no era tan descabellada. Hay que reivindicar el Pipi-pop.