¿Havalina es pop?

Havalina es pop, hacer canciones que nos encandilen sin muchas pretensiones adicionales. La de conseguir, tal vez y con suerte, que una generosa cantidad de personas se interesen por esas canciones y se compren el disco, supongo. Hay un componente de nihilismo endulzado con sensualidad y romanticismo, es cierto, y unas letras que al menos intentan decir algo de una manera poco convencional.

 

Claro que su sonido en directo quiere ser rotundo, barroco, rico y virtuoso. Solo tuve ocasión de oírlos en un set acústico pensado para La Palma y el bienestar de los vecinos y sin embargo se apreciaba ese deseo por “hacerlo lo mejor posible”, muy relacionado con la manera de escribir y/o de componer. Un bajo juguetón, muy funky tal vez, un guitarrista rodeado de pedaleras que intentaba parecer un hombre orquesta y un batería que no se limitaba al típico aporreo con ritmo.

 

Y Havalina me parece un viaje, aunque aquí podria estar muy equivocado. Sin embargo, no vamos a hacer la apuesta. Un retorno desde el otro lado del Atlántico a este, a pop de raíz británica. Aunque en muchos momentos recordaban a Chris Isaak y similares, escuchando su reciente disco pienso en Blur, en The Cure, en cuartos oscuros y modelos rosas, en color y depresión… sí, todo eso.

 

Y tú debieras pensar en la crónica de Zona Musical.