Vetusto morbo

 

Pues si, me pongo a fotografiar a los chulos de la banda porque hay que desmitificar al vocalista. No siempre es el más guapo el que está al frente y hay que escudriñar entre el mar de cables para descubrir un poco de alegría a la vista. Perdón por el comienzo frívolo pero son casi las cinco de la mañana y la verdad, he olvidado el concierto. Es lo malo de Madrid la nuit, que borra todo lo bueno con el olor a podrido y la estupidez de los pijos de la capital y Cañada Real. Menos mal que tenía las notas tomadas, soy aplicado de vez en cuando, y al menos en Zona Musical podrán presumir de haber estado allí. Bueno, no está mal, ocho renglones a cuenta de dos niñatos.

 

Hablando en serio, Vetusta Morla son un descubrimiento a tener en cuenta. Salvo los AR de las cuatro majors, claro, que andan a estas horas acosando a mensajes y llamadas perdidas a sus respectivos camellos. En vez de hacer su trabajo. Esta frase me suena. En fin, que creo han conseguido editar, así que intenten localizar su tienda de discos más cercana, preferentemente digital que al parecer le jode más a la industria. Y háganles un poquito de caso. Que España es un páramo, pero a veces la yerba crece verde, lozana y cubierta de frescas gotas de rocío.

 

Espero que la otra banda, con un nombre desafortunado y aires de fiesta mayor tengan mejor fortuna en el Sonorama. Los nervios, el sonido, el calor, el vestuario, no lo sé, algo debió atragantárseles y se limitaron a hacer lo que buenamente podían. Me gusta ese estilo de amante despechado lamentándose por las calles empedradas, la verdad, los llorones siempre me han caído simpáticos. Aunque sin desafinar, ayudaría. Venga, que otro día lo haréis mejor.

 

Por lo demás, si todavía os interesa leer la crónica de Zona Musical, pues hacéis click aquí, y ya está.