Cinematic People

Quería iniciar un experimento pero la verdad me temo lo peor. La idea era escribir no sobre los artistas sobre el escenario sino sobre el público. Sobre la pareja que mira impaciente hacia el escenario y que ilusionados intentan ocupar el hueco que he dejado en primerísima fila, o sobre la chica que envía sms con una expresión beatífica de cariño. No me parece malo el concepto, volver la vista hacia atrás, ver un concierto desde el punto de vista de quien lo disfruta, lo soporta, o mejor, desde el mío observando cómo reaccionan. Pero tengo muchos problemas con la ocurrencia y no creo que funcione, primero porque es obligatorio un mínimo de ternura para retratar a desconocidos sin convertirlos en una caricatura cruel, algo a lo que suelo estar muy predispuesto. Segundo, porque merecemos un mínimo de privacidad en estos lugares y no me haría ilusión recibir mensajes airados de quien se haya sentido retratado o insultado. Pero puedo reservarme para este blog, y de vez en cuando, tirar una Polaroid, si las fuerzas y el talento me asisten…

 

Me costó horrores escaparme antes que empezaran los bises. De repente toda la humanidad con la que me había hecho tan buenas intenciones estaba frente a mí, impasible como el muro de la vergüenza. Consiguieron llevarse algún pisotón, hacerme perder el equilibrio pero logré situarme en una cómoda retaguardia, casi tanto como mi previa primera fila. Curioso, estuvieron chistando todo el concierto y aquí estaba el responsable, un borracho, qué típico, parodiando el buen rollito con que todos escuchaban las evoluciones de la Cinematic, haciendo eses y diciendo “everybody, everybody…”. No pude evitar sonreírme, pensando que en el fondo llevaba razón.

 

Si quieres leer la crónica de Zona Musical, haz click aquí.